¿De quién cubrió las expectativas la Feria San Francisco 2017?
24/10/2017

A pesar de que la a traves de tanta publicidad en Hidalgo, se señalara que la edición 2017 de la feria San Francisco sería la mejor de toda la historia, la realidad fue distinta.

Lejos de los discursos inaugurales, de los spots de publicidad y de la "personalidades" que vinieron a promocionar la feria, abismalmente lejos quedaron las expectativas de los asistentes, en primer lugar, señalaremos el costo de la entrada, 45 pesos adultos y 25 pesos niños, un aumento de 5 pesos en comparación con el año anterior.

En este sentido el argumento para el aumento de la tarifa fue la calidad de los artistas que vendrían al teatro del pueblo, no obstante, el teatro del pueblo no es la feria de San Francisco, por lo que aquellas familias que incluían niños y no tenían por objeto asistir al teatro del pueblo, también tuvieron que pagar el incremento, pero tenían opción de asistir a alguno de los espectáculos restantes a los cuales tenían derecho por su boleto.

El siguiente atractivo fue el espectáculo "illusion on ice", el cual duraba aproximadamente 20 minutos y era entretenido, pero siendo objetivos, los visitantes no solo visitan la feria por eso, además de que la capacidad y el espacio del lienzo charro no es la adecuada para albergar un show de esa calidad, de tal forma que los escasos 20 minutos de "ilusión on ice" no fueron suficientes para apreciar esa atracción.

Si hablamos de, "atracciones nunca antes vistas", el pabellón turístico, el espectáculo del Rey del Pop, la pista de hielo, el pabellón interactivo, mundo futbol y tuzoofari, cumplían con esa expectativa porque eran atracciones que no las podías ver debido a las filas enormes para aventurarse en esos puntos, se quedaron cortos de espacio y excedidos en la capacidad, niños se hartaban fácilmente de la espera y ya adentro el caos comenzaba con el acomodo de la gente. Un punto malo y caótico.

De bares y bebidas alcohólicas la feria esta atascada, si ibas a la feria con esa expectativa, felicidades tenías muchísimo de donde elegir, barato, caro, corriente, más corriente y bien corriente, en cuanto a la calidad de los establecimientos y tipos de alcohol.

De la higiene de las áreas de comida mejor ni hablamos, bastaba con mirar tantito las coladeras sobre las cuales estaban algunos puestos para ver una nata de grasa rancia con algún otro líquido y bastantes moscas volando y una que otra ratita haciendo lo suyo.

Pero no todo fue malo, también hubo cosas peores o "gandallas", en esta categoría entran los juegos mecánicos, el alma de las ferias (hablando históricamente). Por la módica cantidad de 45 pesos podías subirte ( siendo adulto) a 6 juegos que costaban 10 pesos, hasta ahí no vamos tan mal, no duraban más de 6 a 7 minutos el gusto pero para un adulto es "suficiente", por otro lado los niños tenían disponibles 20 juegos mecánicos gratis, los juegos más chiquitos, esos que solo dan vueltas pero cambia la figurita, en donde solo cabían, por tandada máximo 8 niños de a 5 min, y el agandalle o lo encajoso estaba en los juego mecánicos de cobro, ahí los precios se igualaban casi a los de una entrada a la feria de adulto.

Uno de los juegos mecánicos más solicitados por niños de todas las edades y adultos es el de los carritos chocones, pero en apoyo a la economía costaba 30 ó 35 pesos (dependiendo la estatura), esto quiere decir que su precio era mayor al de una entrada a la feria de niño, entonces o hacías enormes filas para los juegos gratis o ibas al expendio de tarjetas en donde te cobraban 5 pesos por el plástico, más aparte el monto a gastar, el cual se iba rápido porque los juegos más populares y divertidos costaban más de 30 pesos por persona.

Como última opción quedan los pabellones artesanal y comercial, aunque el más concurrido fue el comercial, por la gran cantidad de "chacharas", baratijas y fayuca que ahí se vendía.

En resumen, podemos sintetizar la Feria San Francisco 2017 en una pregunta, ¿de quien lleno las expectativas la feria, del gobierno o de los hidalguenses?, la respuesta está en la opinión personal de los asistentes, y las ganancias que generó para el estado. Desde mi punto de vista la respuesta es un rotundo NO, mis expectativas como asistente e hidalguense no fueron satisfechas, lejos quedo el folklore de la feria de San Francisco.