Barbie no se ajusta a la realidad de las niñas mexicanas.
07/08/2017

Fue creada por Ruth Handler, esposa del fundador de la empresa Mattel, en honor a la hija de Ruth

Barbie adquirió su nombre, el 9 de marzo de 1959 debutó en la unión americana con un comercial que la mostraba con más de 5 atuendos, además de numerosos accesorios como guantes, gafas, sombreros, zapatos, bolsos, etc... La imagen de la famosa muñeca está inspirada en una muñeca alemana de nombre Bild Lilli producida en 1955, el parecido entre el juguete alemán y Barbie es casi un plagio, aunque Barbié tuvo más éxito que su homóloga alemana.

La estricta perfección de la muñeca ha provocado una creciente tendencia de adoptar su apariencia entre las niñas de 11 y jóvenes de 19 años, las fanáticas de Barbie se valen de photoshop, maquillaje, químicos y hasta cirugías plásticas para imitar su aspecto. El caso más sonados es el de Valeria Lukianova joven rusa de 21 años que por medio de intervenciones quirúrgicas logro adaptar su cuerpo a las supuesta medidas que Barbie tendría si fuese humano, las medidas de este supuesto son, una altura de 1.75 cm, 91 cm de busto, 46 cm de cintura y 84 cm de cadera, estas medidas fueron modificadas en 1997, cuando a Barbie le ensancharon la cintura para encajar con la cultura pop del momento.

En 2003 Arabia Saudita prohibió la venta de este juguete por no ajustarse a los ideales del Islam.

En México el estereotipo de Barbie es parte de la cultura popular, no obstante la imagen de este juguete evoca entre sus dueñas una nostalgia subliminal, comenta Luz Campos, quien en su infancia no comprendía porque su muñeca podía tener más posesiones materiales y mejor vida que ella misma, "Barbie tenía una casa con alberca, un vehículo último modelo, un montón de cosas que yo solo podría tocar cuando jugaba con ella", comenta, "mis padres hacían un esfuerzo por regalarme una Barbie en navidad, y en día e reyes me obsequian sus accesorios más novedosos, yo vivía en una unidad habitacional, mi aspecto tampoco concordaba, mi vida nada tenía que ver con la vida de mi muñeca".

7 de cada 10 niñas han tenido una muñeca de este tipo, en la mayoría de los casos el estilo de vida de estas muñecas no se adapta a su realidad, aunque la marca ha optado por darle otras versiones a Barbie, la realidad es que sigue sin ajustarse a el estilo de vida de la Mujeres y niñas Mexicanas, la frialdad de su perfecta vida es inaccesible para una población femenina pobre.

Por: Maricela Cisneros.